viernes, 2 de septiembre de 2011

CJ-20 Pegaso Spyder Touring Le Mans 1953

La aventura de Pegaso en Le Mans, comenzaría un año antes y justo pocos meses después de la primera presentación internacional en el Salón de París del Pegaso Z-102. Y es que el 17 de enero de 1952 saltaba la noticia en el periódico "El Mundo Deportivo" (Aquí), que cuatro Berlinettas Enasa se inscribían para la edición de Le Mans de 1952. Es muy curioso como el ingeniero Wifredo Ricart en entrevista exclusiva en el artículo, desmarca a Enasa de la participación en tal evento, siendo políticamente correcto argumentando que se trata de una iniciativa de pilotos privados, una vez más su primer escollo "El régimen". Pero todo estaba orquestado por Wifredo, un avanzado a su época en un erróneo lugar, que tenía muy claro que se debía de hacer, para que "Pegaso" tuviera reconocimiento mundial. Lamentablemente, su viaje a Le Mans, junto con los pilotos Celso Fernández, Salvador Fábregas y Fco.Javier Bultó, para que el 23 y 24 de junio, probaran una Berlinetta Enasa 1ª Serie, no acabaría bien. Y es que después de un extenso test, en la noche aprovechando el menor tráfico del resto de equipos, el motor dijo basta, para que inevitablemente Wifredo diera la orden de retirada. Como siempre todo demasiado precipitado, además de no ser un coche ideado para la competición. No es difícil imaginar, que tenía en mente Wifredo para la edición del 53, aunque los hechos le colocarán en su sitio, jugaría todas sus cartas. Y estas eran ni más ni menos que, su nueva creación diseñado para romper todos los récords de velocidad hasta la fecha "El bisiluro"3 nuevos Spyder Touring que llegarían de Milán diseñados para las carreras y equipados con su mejor motor Pegaso, además de su reciente creación el Pegaso Bacalao(comentado aquí), camión específico para transportar los deportivos, y por que no los camiones "Mofletes" necesarios para transportar todo el material necesario. Veamos como les fue al año siguiente, con un equipo de ensueño...

Pegaso Spyder Touring E.Oficiales Le Mans 11 y 12 Junio 1953
(Nº28 Juan Jover y Paul Metternich, Nº29 Julio Reh y Joaquín Palacio)

...El primer episodio comenzaría por el aplazamiento de la Subida a la Rabassada del 3 al 17 de mayo de 1953, debido a una lluvia torrencial. Esto proporcionaría un preciado tiempo, para realizar un último ensayo en el óvalo galo por excelencia, el Autódromo de Linas-Montlhéry. El principal objetivo era testear el recién creado Bisiluro "sin pintar", para su participación en Le Mans. Además se usó un segundo coche, lo ideal hubiera sido probar uno de los 3 spyders tourings, pero problamente su entrega con retraso, nos hace pensar que fuera nada menos que uno de los triunfadores de la subida a cuesta catalana de días después, o el Pegaso "Rabassada"(comentado aquí) o el "Cangrejo"(comentado aquí). Ante la presencia de Wifredo, y la ya inevitable curiosa mirada de los medios, las pruebas las realizarían los pilotos de Enasa Celso Fernández y Joaquín Palacio, y el retirado galo Albert Divo. Donde quedaría patente que el Bisiluro cazarécords, carecía de estabilidad para el revirado Le Mans, además de su falta de puesta punto, "primer descarte".

El segundo episodio coincidiría con la llegada a la Sagrera, de los 3 Spyders Touring, solicitados especialmente para las Le Mans, de la compañía Milanesa  a finales de mayo, a escasas semanas de la carrera. El chasis 151-0142, con la dirección a  la izquierda, que estaría destinado a vehículo de apoyo, el chasis 153-0127 y 151-0145 serían los destinados a los pilotos, con dirección a la derecha, ideal para la toma de curvas en el circuito con sentido a las agujas del reloj. Los mecánicos de Enasa, serían los encargados de ajustar e instalar los excelentes motores Pegaso V8, de 2.800cc con compresor Roots de baja presión, doble carburador Weber, 4 árboles de levas y cárter seco. Probablemente la presión y las prisas sufridas por los operarios, o quizás la mala suerte, hizo que el 20 de mayo se incendiara uno de los motores en el banco de pruebas, dejándolo inservible para la carrera y afectando al coche de asistencia, "segundo descarte".  

El tercer capítulo se sucedería con el transporte de los dos Pegaso Spyder a el circuito. Gracias a el libro de Hobby Classic, sabemos que parte del equipo viajó en una expedición con un Traction, y el Bacalao, en su interior parcialmente superpuestos y con escaso margen de maniobra lateral, los dos Spyder. Por el escaso tiempo con el que se contaba, o por la conocida pericia del piloto, Celso acabaría el tramo final del viaje conduciendo el camión, en lugar de uno de los conductores habituales. Quizás esto evitó, un desastre mayor, ya que se rompió un buje delantero en plena marcha, y no fue fácil controlar el camión en la carretera. Después de resolver el problema y llegar sin más percances, los pegasos pasarían la estricta verificación técnica, donde se les asignarían los dorsales, aunque tuvieron que añadirles unos faldones remachados en la parte trasera de los pasos de rueda, con el fin de evacuar correctamente la más que posible lluvia(detalle omitido en la reproducción de Slot Classic). La noche del 11 de junio, en la primera sesión de entrenamientos oficiales, los Pegaso fueron capaces de mostrar lo mejor y lo peor, por un lado marcaron 231 km/h en la larga recta de "Les Hunaudières" e hicieron gala de una gran estabilidad, por el otro Palacio se quejaba de fatiga en los frenos.


Para finalizar como cuarto y último capítulo, en la tarde del 12 de Junio, en la segunda sesión el coche de Palacio se retiraba, para que los mecánicos revisaran los frenos. Mientras Juan Jover, piloto Español consagrado, que había participado en la F1, y que había finalizado 2º en las Le Mans de 1949(solo superado como Español en 2009 por Marc Gené) y que ofrecía garantias a Wifredo, sufriría un terrible accidente. Mientras marchaba a más de 200 km/h en la recta de tribunas, y sorteaba vehículos más lentos en la entrada a la curva Dunlop, su coche derrapa y golpea brutalmente a ambos lados de la calzada saliendo este despedido, sufriendo graves fracturas en su pierna izquierda y un fuerte golpe en la cabeza, quedando inconsciente hasta horas después. Solo la perecía del médico Soler Roig, que viajó expresamente de Barcelona, evitó la amputación de su maltrecha pierna, aunque le quedarían secuelas que no evitarían que continuara pilotando, "tercer descarte".  Era evidente que Wifredo quedó afectado por el grave accidente, tomando la decisión de no tomar la salida el día siguiente con el coche de Palacio "cuarto descarte". Aunque Wifredo no pasaría por alto, el doblete de Jaguar con su novedoso sistema de frenos de disco, tomó en realidad como excusa, la falta de preparación de los pilotos.

En este caso es el RTR 093/400 built factory.

Lejos de hablar mandarín, las creaciones del "maestro" gijonés, toman forma en su taller con un método totalmente tradicional y artesanal. Suelen partir del coche diseccionado, en varias partes, normalmente central y laterales, que a base de interminables bucles de lijado  y pulido, esculpen el puzzle hasta la creación del prototipo definitivo, quedando plasmada la personalidad del artista.  El resultado.... probablemente los coches de Slot con mayor realismo. Las calcas de matrículas y dorsales, junto con la nacionalista franja roja central y el delgado ribeteado amarillo en ambos lados, son absolutamente exactas al original, parte esencial para que no parezca un juguete. El remarcado de líneas en capos y puertas, nos hace creer que son practicables. Las piezas metálicas, en calandra, visagras, matrículas, escapes y derivabrisas, son el mejor material para darle más credibilidad. Tomas de aire, faros traseros, delanteros y antiniebla, perfectos, solo se le hecha en falta una pequeña luz trasera, justo en el centro del dórsal trasero, que serviría para identificar a los pegasos en la noche, detalle que no olvidó Wifredo. Para acabar, el piloto, sin caer en la trampa de que parezca de cómic, donde hasta la inclinación es exacta si lo comparamos con la foto de "Juanito", otro valor añadido. En fin nada que no se sepa, difícil de superar.


En este caso es el RTR 323/400 built factory.


Salud,
Toni Bareta

Lectura imprescindible para crear la entrada:
- Los automóviles Pegaso y sus protagonistas, Biblia 2ª Edición
- Pegaso Z-102 Los purasangre de Barcelona
- Libro que acompaña a el Pegaso Bacalao de Hobby Classic

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.