martes, 5 de octubre de 2010

Lola T70 Spyder

Eric Broadley, fue un británico arquitecto que trabajó como aparejador y que en los tiempos libres en los 40, sin tener estudios de la ingeniería del automóvil,  participó en carreras locales, donde la mayoría se creaban sus propios coches. Eric creó su primer coche a partir de un chasis de un Austin 7, completándolo con piezas caseras y de su propiedad, usando su creatividad y su intuición.
Luego vendría en 1956 su Broadley special, con el que lograría diferentes victorias locales y nacionales en UK. Con la experiencia acumulada, Eric en 1958 creó el Lola MK1, un coche mucho más sofisticado y competitivo y sobre todo ligero. El nombre "Lola", vendría por una canción de un musical "Whatever Lola wants, Lola gets".
De inmediato empezó a ganar carreras de prestigio, que hizo que surgieran cantidad de pedidos de impacientes clientes, acababa de nacer la Lola Cars Ltd.
Eric participó en la creación de gran cantidad de coches, para la Indy Car, carreras de autos deportivos e incluso para la Formula 1. Fue tanto su éxito que Ford le creó un contrato de un año, en 1963 para la creación del GT40. Eric estaba acostumbrado a ser su propio jefe y tuvo discusiones, al intentar imponer un chasis de acero y aluminio, más ligero pero más difícil de fabricar. Pronto volvería a Lola, para crear diferentes vehículos, incluidos los T60, T61 y T62 con poco éxito, aunque la historia estaba a punto de cambiar, en 1965 presentaba en el Racing Car Show de Londres, el magnífico T70 que nos ocupa.

Lola T70 Spyder-Azul
(Lola T70 Spyder, chasis SL 71/34 pilotado por Dan Gurney, inscrito por All American Racers, con el que se clasifico 1º en la segunda carrera de la Can Am de 1966 celebrada en el circuito canadiense de Bridgehampton)

Para obtener un mayor grado de ligereza y no perder rigidez, el T70 fue construido con una mezcla de aluminio y acero. Se remachó la carrocería en lugar de soldarla y se redujo al máximo el acero del chasis.
Además el chasis fue diseñado para tomar cualquiera de los motores de bloque pequeño de América, con una cilindrada de hasta seis litros. La suspensión era independiente integral con brazos oscilantes dobles en la parte delantera,  y en la parte posterior de brazos oscilantes inferiores transversales enlazados, que se arrastran para hacer frente a la torsión del motor. 

Una pieza de fácil adquisición, pero como si de una mucho más exclusiva se tratara, estas referencias de Sloter, están perfectamente presentadas. Nos encontramos una caja metálica, con unas espumas interiores que nos protegen totalmente el coche, más una targeta identificativa del modelo con su número de serie, con una foto real del modelo y una breve explicación. El coche esta presentado con un bonito diorama de Paco Rae(Resinas Artísticas Españolas), habitual colaborador de muchas referencias en resina.

En este caso referencia Sloter 400301, unidad 02/0015 edición limitada de 1500.
Lola T70 Spyder-Crema
(Lola T70 Spyder, chasis SL 70/8 pilotado por Roger McKluskey con el que se clasifico 5º en la tercera carrera de la Can Am de 1967 celebrada en el circuito canadiense de Mosport)

En 1966, el Mk2 T70 fue la fuerza dominante en las carreras de autos deportivos, especialmente los que en lugar del motor Ford,  eran impulsados por el fiable motor Chevrolet de 5,7 litros.

Es evidente que estas referencias nada tienen que ver con lo anterior producido por Sloter. El detalle que más nos sorprende, es la numeración en chasis. Un ejemplo de que no solo las resinas se pueden numerar. Es un sistema de rodillos numerados del 0 al 9, que nos dan el número establecido. Sin duda es una pieza espectacular, a la que tienes que mirar dos veces para comprobar que no se trata de un estático, y que no debería faltar en nuestras vitrinas de clásicos. Todo un acierto de Sloter y un ejemplo a seguir.

En este caso referencia Sloter 400302, unidad 01/0222 edición limitada de 1500.

Lola T70 Spyder-Rojo
(Lola T70 MK2 Spyder, chasis SL 71/77(nº3) ó SL71/43(nº7) con el que John Surtees se proclamó campeón de la primera temporada de la Can-Am series, en 1966 con motor chevrolet V8 5900 cc.)

 
En Norteamérica la popularidad de los autos deportivos "Big Banger", llevó a la introducción de un nuevo campeonato de marcas, la Canadian American Challenge Cup o Can-Am. Que se incentivaron con grandes sumas de dinero a los vencedores y se vieron espectaculares duelos entre los McLaren, Chaparral y Lola.

John Surtees ganó la primera carrera, y su regularidad y dos victorias más le sirvieron para asegurar el título de la primera Can-Am de 1966, frente a los todo poderosos McLaren de Bruce.

 En este caso referencia Sloter 400303, unidad 03/0564 edición limitada de 1500.

¿Que más se puede pedir? 20 minutos de imágenes reales sobre la Can Am de 1966.
Parte 1:

Parte 2:

¿Os pareció poco? ....y queréis saber que dijo John Surtees, después de ganar la Can Am de 1966.
Parte 3:


Salud,
Toni Bareta

1 comentarios:

supergenix dijo...

Acabo descubrir el blog. Me ha encantado la entrada.

Publicar un comentario

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.