sábado, 16 de febrero de 2013

Alpine A220 Le Mans 1968

Las noticias acontecían a favor del equipo Alpine, la CSI (Commission Sportive Internationale) tres semanas después de disputarse las Le Mans de 1967, comunicaba oficialmente para la siguiente edición la limitación a 3.000 c.c. de los prototipo del Grupo 6. En beneficio de la seguridad, 350 km/h en la recta de Mulsanne de los Ford MK4 un motivo más que convincente, quedaban excluidos de una tacada los Ford 7 L.,  Ferrari P4 y Chaparral, dejando por primera vez a Alpine Renault con posibilidades reales de victoria absoluta. Unos meses antes Renault daba luz verde al proyecto del nuevo motor V8 de Amédee Gordini, en realidad la suma de dos motores de 4 cilindros y 1500 c.c. colocados en V, alimentado por 4 carburadores dobles Weber dando una potencia de 310 cv. La aparición del A211 en realidad un A210 reforzado para albergar el nuevo motor de Gordini, vino a confirmar debido a su peso y difícil conducción la necesidad de un nuevo diseño de chasis y montura, el A220. Con cierto retraso, se estrenaba en el pequeño circuito de St. Valéry, más largo, ancho y ligero, de silueta mucho más aerodinámica gracias a su bajo morro al usar radiadores de agua y con sus características tomas de aire. Todo fue perfecto y el equipo se mantenía entusiasmado, claro que faltaba realizar tests a alta velocidad y las sorpresas estaban por llegar...

Alpine Renault A220 V8 2.995 cc
(28 y 29 de Septiembre Le Mans 1968)

...ya que en la siguiente prueba Mauro Bianchi, el piloto más experimentado del equipo vendría a corroborar los problemas, a partir de 250 km/h el coche perdía adherencia y sufría de gran inestabilidad. Confirmado que era un problema aerodinámico, se le instaló un espartano alerón trasero hecho con materiales en stock conocido como "El peine". Aunque se mostraría insuficiente ya que en el siguiente test y a máxima velocidad, Mauro sufrió el mayor susto de su vida, el coche literalmente despegó levantándose de morro, con la suerte de que aterrizó justo antes de la siguiente curva. Mejoras en chasis e indicadores de estabilidad, no impidieron nuevos problemas como la pérdida de una rueda en plena marcha por error de diseño, aún así se presentarían con una unidad en los tests de Le Mans el 6 y 7 de Abril. Lamentablemente tuvieron que usar los A210 y A211 para las prácticas de los pilotos, ya que Mauro perdería el capó delantero a más de 300 Km/h. Era evidente que no estaban en posición de colocar nuestros cuatro protagonistas en la carrera, pero la suerte del aplazamiento forzado a Septiembre por las revueltas y huelgas en Francia, proporcionaron el tiempo suficiente para continuar trabajando en el A220.

Pilotos Mauro Bianchi y Patrick Depallier - Chasis 1732
(Abandono 22ª Hora - Accidente)

Como no podía ser de otra manera Mauro conseguiría la mejor clasificación de todos los Alpine, un prometedor 8º en la general a tan solo 8 segundos de la Pole de Jo Siffert y su Porsche 908. Mauro realizaría una buena salida pero sería sobrepasado por alguno de sus rivales relegándole a la 13ª en la primera hora, sería Depallier quien a partir de la segunda recuperaría más posiciones llevándolos a una estable 6ª posición. Todo parecía ir a pedir de boca, pero las dificultades comenzarían en la 6ª hora, problemas con soportes provocando vibraciones y el desajuste de la puerta a punto de perderla les llevaría a malgastar un preciado tiempo en boxes, quedando en la 15ª. Pero sería aquí donde Mauro y Depallier harían su mejor carrera, en la noche con la pista deslizante por la lluvia,
exhaustos pero constantes llegarían otra vez a la 6ª posición para no dejarla hasta la 22 hora donde harían su último pit stop. Entraba Mauro, mientras los mecánicos cambiaban pastillas y discos de freno y le llenaban a tope de combustible, pero de repente el motor no arranca y los mecánicos deben cambiar el motor de arranque. Mauro desesperado, tuvo que esperar hasta que le dieron luz verde y focalizado en la carrera cometería un error fatal, olvidarse de bombear el pedal de freno y al llegar a las eses de Tertre Rouge a gran velocidad y sin frenos, golpearía fuertemente en el lado derecho explotando y provocando un río de fuego por el exceso de combustible. Mauro a duras penas, conseguiría salir de la bola de fuego (tardaría casi un año en recuperarse), mientras su hermano Lucien en primera posición con su GT40, debía pasar entre las llamas angustiado hasta la victoria.

Pilotos Henry Grandsire y Gérard Larrousse - Chasis 1733
(Abondono 7ª Hora - Accidente)

Gracias a Larrousse, sería el segundo Alpine mejor clasificado en la pole, saliendo en la 13ª posición. Con un discreto y prudente comienzo de carrera, pasarían desde la 20ª a 13ª posición después de cuatro horas de carrera. Pero cuando cayó la noche y en manos de Grandsire, quién ya tuvo un susto considerable al hacer volar su A220 chasis 1730 en Nürburgring y destrozarlo meses antes, sufriría una salida de pista que acabaría golpeando contra un puesto de policía. Nadie resultaría herido y el coche lo suficientemente dañado como para no continuar, aunque en realidad su compañero Larrousse mientras descansaba en boxes y recibió la noticia, casi tuvo una sensación de alivio y es que el A220 estaba lejos de ser un coche de fácil conducción.

Pilotos Jean Guichet y Jean Pierre Jabouille - Chasis 1731
(Abandono 16ª Hora - Problemas eléctricos)

El chasis más antiguo y el que peor clasificó dentro de los Alpine A220, aún así sería una respetable 18ª posición en la general y eso que tuvo problemas de motor durante la calificación. El equipo decidiría que fuera el veterano Jean Guichet quién comenzara la carrera, debido a su experiencia bajo el agua y fue todo un acierto ya que en la primera hora se colocaría como el mejor de los alpines y 5º en la general. Pero a partir de ahí comenzarían los problemas, un cambio del motor de arranque les haría perder casi una hora en boxes, seguido de problemas eléctricos y de inyección. Aguantarían en una 11ª posición en la general hasta la 16ª hora, donde les dejaría de funcionar el alternador, obligando a Guichet a pararse y abandonar en la recta de Mulsanne.

Piltos Jean Vinatier y André de Cortanze - Chasis 1734
(Clasificación final 8º)

Durante la calificación Jean Vinatier tuvo un susto parecido al de Mauro, perdería el capó trasero en plena marcha aún así clasificarían en 15ª posición. De largo tendrían el peor comienzo de todos los A220, debido a que se realizó una reparación de última hora en los limpia parabrisas, con tal mala fortuna que al comenzar la carrera y empezar a llover tal y como los encendieron salieron volando.
Esto y un cambio obligado posterior de un disco de freno, los dejaría en la 41ª en la primera hora. Pero esto es una carrera de resistencia y a mitad de carrera, ya habían recuperado suficientes posiciones como para colocarles en un esperanzador 9º puesto. Aún así no estarían exentos de más fallos y tendrían la misma avería que el resto de A220 con el motor de arranque, aunque los mecánicos se las arreglarían para arrancarlo sin cambiarlo, perdiendo así el mínimo tiempo posible. Una parte final al fin libre de problemas, llevaría a nuestro único superviviente a la meta en 8º lugar y 3º prototipos de 3 litros, no fue una victoria absoluta pero si al menos, el mejor resultado en la general de Alpine hasta el momento.

Dentro del mundo resinero, probablemente la marca que mejor se define como "compra maestra", cumpliendo en cierta medida con el mejor equilibrio entre calidad y precio. Su azul metalizado reluce a primera vista, además del distintivo color en morro, aletines y faros delanteros. Decorado con correctas calcas en tamaño y forma, que además del nombre del equipo y la propaganda de "Elf", "Cibie" y "Ferodo", incluye los nombres de los pilotos en el alerón de la rueda delantera derecha, adecentado con la bandera francesa central y con correctos dorsales.
Un molde muy realista, con creíbles relieves en tomas de aire, puertas y capó, a lo que se suma la gran cantidad de fotograbados para los cierres, más que correctos los pilotos traseros, escapes y sobre todo los alerones "peine" distintos dependiendo del modelo. De sencillo cockpit aunque lleva el piloto de cuerpo entero y por supuesto en el lado correcto, incluyendo simulación del motor trasero en su interior. Una gran compra que no exime del mal que sufren muchas resinas, que a veces se convierten en auténticos árboles de navidad, donde manos torpes o vueltas en circuito con riesgo, nos abocaran a tirar de pegamento o pérdida de pequeños componentes...

En sus cajas habituales de Le Mans Miniatures, correctamente etiquetadas con tira interior para su fácil extracción.

(Excelente para conocer de cerca los participantes en la carrera)

Salud,
Toni Bareta

Lectura imprescindible para crear la entrada;

  • Alpine au at Le Mans de Fraçois Hurel
  • Alpine & Renault The Sports Prototypes de Roy Smith
  • Le Mans The Official History of the world's greatest motor race de Quentin Spurring

1 comentarios:

Juanh dijo...

Hermosos A220; tengo en 1/43 un antiguo modelito de Sólido:
http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/2012/06/110-alpine-renault-a220.html
Ya estoy como seguido de tu hermoso blog.
Abrazos!

Publicar un comentario

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.