viernes, 15 de julio de 2011

Delahaye 135 S Le Mans 1938 Winner

En Europa, los años 30 en competición estaban generalmente dominados, por los plateados Auto Union y Mercedes Alemanes, por los rojos Alfa Romeo y Maserati Italianos y por los azules Bugatti Franceses. Mientras Delahaye focalizada en coches de gama media, y todo tipo de vehículos de servicios y militares, incluido camiones, daría un vuelco en su estrategia creando en 1935 su coche más emblemático el Type 135. Su producción ya no cesaría hasta incluso después de la 2ª guerra mundial, con su derivado el Type 235, y practicamente hasta el cierre de la misma en 1956. Los más prestigiosos carroceros franceses se prestarían a vestirlo, creando vehículos de lo más lujosos del momento, para alimentar los deseos de los más pudientes, y donde ya no dejarían de ganar asiduamente hasta nuestros días, concursos de elegancia. Pero el inicio del Type 135, y lo que le dio realmente prestigio fue la competición, y aunque en un corto periodo, aportarían otro digno rival azul Francés.

Delahaye 135 S Le Mans 1938 Nº15
(Pilotos Eugène Chabout y Jean Tremoulet)

Su primera versión, encargada a el joven ingeniero Jean François, tendría un chasis aligerado, con independiente suspensión delantera de Talbot, sujeta por ballestas, y su motor vendría del usado por un camión de la propia Delahaye de 3.200 cc y lubricación interna. Pronto mejorarían su motor con la versión "Sport", de 3.575 cc, 6 cilindros en línea y 3 carburadores Solex, dando cerca de 160 hp. a 4.200 rpm. Además el proyecto sería financiado en gran parte por el equipo "Ecurie Bleue", formado por el matrimonio de Laury Schell, un loco Américano de las carreras, y Lucy O´Reilly, hija caprichosa de un multimillonario Américano de origen Irlandes. Su objetivo era claro, querían el mejor equipo de competición con Delahaye, y el dinero no sería un problema. Las victorias o grandes resultados no tardarían en llegar entre 1935 y 1939, dado el alto rendimiento del 135 y sobretodo su durabilidad en larga distancias. Como el Rally Montecarlo, Rally Paris-Niza, el GP de Francia, la Paris-Saint-Raphael, la Mille Miglia...pero sus mayores logros serían en las 24h de Le Mans.

En 1935 hizo su debut en  dicha competición, un único participante con la primera versión del 135, y mostró no solo su fiabilidad al acabar la carrera, si no que acabaría en 5 posición en la general. En 1936, nunca sabremos que hubiera ocurrido si no se hubiera cancelado las Le Mans por problemas políticos, pero 8 Delahaye inscritos hubieran dado seguro un buen resultado. En 1937, se presentaron ya con la versión mejorada la 135 S, un total de 7 unidades, 2 para el equipo Ecurie Bleue y el resto en manos privadas. La carrera excepcional para los Delahaye, con el pequeño inconveniente de enfrentarse a el todo poderoso Bugatti 57 G de Wimille y Benoist, que rompió todos los records hasta la fecha, mayor distancia recorrida 3.288 km, vuelta rápida 5'13'', y mejor media velocidad 137 Km/h. Ante tal tesitura, dos de los 7 Delahaye que tomaron salida, llegaron al final en la mejor posición posible, 2º y 3º(Ecurie Bleue). 

La ausencia de Bugatti, para la edición de 1938, incluida la falta de vehículos Ingleses o Alemanes, de alta cilindrada, podría suponer unas Le Mans algo descafeínadas. Pero no faltaría un predominio Frances Azul, con nada menos que 6 Talbot, 1 Delage y 7 Delahaye. De estos últimos, 2 recién estrenados Delahaye 145, de 4,5 litros y 230 hp., lo mejor de Delahaye para la Ecurie Bleue. Solo tendrían un rival de igual potencia, el rojo Alfa Romeo 8C 2900B, un auténtico F1 disfrazado para las carreras de resistencia y carrozado por Touring. Una vez en carrera, los abandonos de los favoritos se irían produciendo, empezando por los Delahaye 145 y varios Talbot, dejando solo en primer lugar a el Alfa Romeo 8C, marcando vueltas rápidas y a una distancia cómoda de los 135 s. Pero un reventón, de este en la recta de Mulsanne y aunque increíblemente el piloto logró dominar, y aún tendría tiempo de solucionar los problemas y continuar la carrera en misma posición, a pocas vueltas del final rompe motor. Así se consumó la mayor victoria de Delahaye en competición, 3 resistentes 135 s, acabarían primero nuestro protagonista de hoy, segundo y cuarto.

Ya sabemos que MMK es capaz de lo mejor y lo peor en sus acabados RTR, aunque hay que reconocer que con esta referencia, nos trae su mejor versión, un clásico en toda regla y campeón de Le Mans. Por supuesto, esta novedad limitada de alrededor 50 unidades, en versión con capó practicable la hace muy especial, que en el mundo de los estáticos sería habitual, pero en slot es toda una novedad. Su solución, muy practica e ingeniosa, no desprovista de ningún tipo de bisagra, con unos simples salientes de resina, queda igualmente encajada y sujeta, tanto cerrada como abierta. Esto nos permitirá imaginar un ajuste de sus 3 carburadores, un cambio de batería o un relleno de agua del radiador.

En caja habitual, y con chasis standard Slot Classic con una pequeña extensión que permite cerrar más o menos el interior.



(El conocido presentador Jay Leno famoso por su programa "Tonight Show", además es un gran coleccionista 1/1)

Salud,
Toni Bareta

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.