lunes, 31 de mayo de 2010

Citroën DS 23 Paris Dakar 1980 y 1981

Citroën DS 23, construido en 1979 con matrícula 312 CWJ 75, que participó en los Paris-Dakar de 1980 con dorsal 106 y 1981 con el dorsal 145 a los mandos de los franceses Bertrand Roncin(piloto) y Philippe Quentin(co-piloto).
Prototipo único, ya que se trata de una fabricación casera y procede de un DS 23 convertido en un DS ranchera. Acortado 70 centímetros, ampliado sobre el tren trasero y soldado de nuevo. El motor es el 23 inyección donde la inyección es sustituida por dos carburadores Saber. El líquido de la suspensión hidráulica es sustituido por aceite de motor. Esto vuelve la amortiguación más dura y evita el calentamiento del líquido. La conducción se acerca más a un todoterreno que a un DS de serie.
Citroën DS 23 Paris Dakar 1981

Con todas las modificaciones terminadas, el prototipo ronda los 1.500 kg y el consumo es de 35 L a los 100. Con lo que no es de extrañar su bidón extra de gasolina.

Si aunamos un kit excelente de Hispania Slot y las manos del artesano Manel Espallargas, no hay duda de que se trata de una pieza imprescindible.

En 1981, el Ds vuelve a salir con muy pocas modificaciones con relación al último año. Tanto es así que el coche no pasa las verificaciones. Durante la noche, el equipo debe modificar el coche para poder participar en esta segunda edición.


Su bagaje en carrera no fue exitoso, ya que contó con sendos abandonos en sus dos participaciones del Dakar, y eso que en la última aumentaron el equipo, con el mecánico frances Pierre Darmandraille. Lo que no se les podrá negar es el ingenio de convertir el mastodóntico DS 23 en una auténtica pick up, preparada para el desierto.

En este caso RTR sin numeración ni referencia, convirtiéndose en una pieza por encargo. Eso sí caja habitual usada por Más Slot, con base en el interior de cartón simulando el desierto con fondo negro.
 
Citroën DS 23 Paris Dakar 1980

Aunque no sea una resina preparada para competición, debido a su chasis y sobre todo a su frágil guía basculante, no cabe duda que enamora a primera vista, y fácilmente destacará en las vitrinas más exigentes.

Marcos de ventanas resaltados, focos delanteros, en capo y techo, muy bien remarcadas las dos matrículas, ruedas de repuesto, bidones de gasolina, incluido una pala para hacer más llevadero la dura travesía del desierto Africano.

Como podéis observar en las fotografías reales, las calcas están perfectamente reproducidas.

En este caso RTR sin numeración ni referencia, convirtiéndose en una pieza por encargo. Eso sí caja habitual usada por Más Slot, con base en el interior de cartón simulando el desierto con fondo negro.

Salud,
Toni Bareta

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.