sábado, 17 de abril de 2010

CJ-13 Pegaso Berlineta Enasa GP Mónaco 1952

A lo que la competición se refiere, hubo 3 grandes momentos en Pegaso de la mano de Wifredo Ricart, que buscaba dar a conocer su trabajo mundialmente e incrementar el prestigio de su marca. Fue nada menos que la participación del Grand Prix de Mónaco en 1952, las Le Mans de 1953 y la Panamericana del 1954, por supuesto participó en numerosas carreras de menor calado, pero estas fueron las más importantes.

Los Pegaso suscitaron desde el primer instante un interés extraordinario. La depurada concepción de los Z-102 se adelantaba de forma contundente más de 15 años a su propia época, considerándosele universalmente como el deportivo más perfecto de cuantos se hubieran llegado a fabricar. ¡Y el más rápido!

La referencia de Slot Classic quiere hacer un homenaje a el debut en competición, el 1 de Junio de 1952, en una más que comprometida prueba, el Gran Prix de Mónaco. Se creó una gran expectación, pero probablemente fue un debut prematuro, no hacía más que unos meses que se acababa de presentar en el salón de París los primeros automóviles Pegaso, nunca concebidos para la competición, pero que estaban tan avanzados a su época que podían permitírselo.

Cada coche pegaso tiene una historia propia, os dejo la cita del fabricante que una vez más resume toda la esencia de este modelo;
...dos Pegaso Z-102 inscritos por ENASA. Se trataban de berlinetas aligeradas, carrocerías de fábrica BE 2, equipadas con motor 2.8 con cuatro carburadores. Estaban pintados en rojo con el capot en amarillo y tenían unas rejillas de aireación y aberturas para la ubicación de los tapones de aceite y agua. Llevaban las matrículas provisionales B-104251 y B-104252. El montaje los coches fue tan apurado que no hubo tiempo para realizar el rodaje previo, por lo que se decidió llevarlos por carretera desde la fábrica de Barcelona hasta Mónaco. Así Joaquín Palacio y un mecánico probó su montura mientras que Celso Fernández hizo lo mismo con el otro coche, aunque éste sería confiado en el G.P. al piloto Juan Jover.
Una vez en el circuito, los problemas surgieron rápidamente: la dirección resultaba muy dura y los frenos no respondían a las solicitaciones tan intensas y frecuentes. Además, hacía mucho calor, y dentro de las berlinetas era insoportable. Rápidamente los mecánicos de Pegaso se pusieron a trabajar en las cajas de dirección de los coches; teniendo incluso que realizar trabajos a mano en las estrías del sinfín por no poder disponer de la maquinaria adecuada. Pero los problemas aparecieron de nuevo en los entrenamientos oficiales. En esta ocasión una canalización del aceite se rompió en ambos coches con la consiguiente humareda. Ante tal cúmulo de circunstancias, en la mañana siguiente y de una manera sigilosa el equipo Pegaso tomó rumbo a España. La escasez de tiempo y la falta de una adecuada puesta a punto hizo que W.P. Ricart comentase a los responsables de la preparación a su vuelta del Principado: "Mi prestigio puede aguantar este percance, pero que no se repita". Como anécdota del G.P. los pilotos no llevaron sus cascos de competición al pensar que no eran obligatorios y, para subsanar este error, se compraron unos shalakoffs de corcho que fueron pintados en rojo. Debido al calor reinante dentro de los coches la pintura se reblandecía y arrollaba por la cara de los pilotos, lo que causaba un gran susto en los boxes pensando que sufrían alguna extraña hemorragia...


Pegaso Berlineta Enasa GP Mónaco 1952


Este modelo se ha dado más a conocer, gracias al espectacular cuadro del artista Uruguayo Alfredo de la María, formando portada en el imprescindible libro de Mario Laguna "La aventura Pegaso".

(Aquí podemos ver un Berlineta Enasa paseando por las poco concurridas calles de Barcelona, curiosamente tiene la misma matrícula que el de Mónaco)
Esta referencia tiene un valor especial para mi, fue una de las más costosas, ya que el kit completo fue comprado en UK, posteriormente llevado a pintar a una famosísima tienda de slot, la cual después de mil llamadas y más de un año de espera, nos devolvió un coche pintado a brochazos sin caja y sin algunas piezas como el piloto. Suerte que fue llevado a fabrica, donde después de un primer análisis en el cual solo podría ser arreglado con otra carrocería preserie, fue totalmente decapado y restaurado hasta la última pieza. Sin lugar a dudas es uno de los que más brilla en la estantería. Gracias Cesar. 


 En este caso es el RTR 145/400 built factory, con su curioso detalle purista "Repro", pero que evidentemente es original del fabricante.


Salud,
Toni Bareta

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar la colección de Toni Bareta.
Contestaremos tu comentario lo antes posible.